miércoles, 31 de diciembre de 2014

Lost

 
 
Cuando cumplí 6 años, mi mama había preparado una torta para compartir con mis compañeros de jardín de infantes. Recuerdo haber mirado fijamente el chocolate que cubría al bizcochuelo, y luego la vela. Tenia que pedir tres deseos. No sabía si habia que seguir un orden para los deseos, no sabía. Pense que aquel que tendria que cumplirme los deseos, no le importaria. Mire a mis compañeros expectantes, sin saber que pedir. No recuerdo lo que termine pidiendo. Pero si se que cada año cuento "uno, dos y tres" sin pedir nada realmente.
Con 16 años, miro para atras, y me tambaleo. El año esta a un día de terminar, y estoy tan perdida como aquella vez. Hay un momento en el que me olvide que los deseos son solo eso, deseos. Uno tiene que hacer algo para que se cumplan. Hace un tiempo deje de hacer que se cumplan, y estoy tan decepcionada de mi misma.

2 comentarios:

  1. Creo que nos pasa a la mayorìa. Deseamos tanto y hacemos tan poco!

    ResponderEliminar
  2. Creo que nos pasa a la mayorìa. Deseamos tanto y hacemos tan poco!

    ResponderEliminar

Cántame la posta de la vida.