miércoles, 9 de enero de 2013

Juntas, hermana.


4 de enero.
La lluvia había comenzado hace menos de unos quince minutos, y eso había sido suficiente para ambas. Lourdes, había improvisado esta aburrida pijamada, aunque venir a la casa de tu mejor amiga nunca era aburrido; y mas si esa amiga era Lourdes. Yo había aceptado a venir, convencer a papá y a mamá había costado un par de mentiras, pero nada grave. 
La única responsable en la casa era Ana, la hermana de Lu, que en este momento dormía. Patricia, la mamá de Lu había fallecido hace ya varios años, y el papá, Anibal, trabajaba de tachero, por lo cual era como si estuviéramos solas. Eso era algo que teníamos en común nuestros padres nunca estaban en nuestras respectivas casas. Y en lo que a mi respecta no me importaba en lo absoluto. 
Mirábamos por la ventana, nada especial. Pero esto se tornaba aburrido mientras los relámpagos alumbraban nuestras caras, y una canción del 2010 sonaba en la radio. 
Lu me paso el primer vaso de alcohol, lo observe un rato, con curiosidad. Solía tomar en fiestas, pero nada de otro mundo. 
-No tiene nada- replico ella, al verme estudiar el contenido celeste.
Le saque la lengua, y sin pensarlo mas, bebí. Lourdes sonrió orgullosa al ver que había vaciado al vaso. Sirvió en mi vaso una vez mas, y ella hizo lo propio con el suyo.
-¿Y Agustín?- pregunte con una sonrisa burlona. 
-Ni idea, en este momento piensa que estoy en alguna fiesta, engañándolo.
-¿Y cual es el chiste de que piense eso?-.
-Linda, la mente te puede jugar tantas malas pasadas. No creo que sea lindo para él pensar que estoy con otro chico en este momento.
Sonreí cinicamente, a ella no le hubiera gustado que le hagan eso, ¿pero que mas daba?. En cierta forma,me compadecí de ese pobre iluso, le desee lo mejor. Y tome un poco mas de mi vaso.
-La puta madre- susurro, buscando en sus bolsillos.
-¿Qué paso?- pregunte.
-Se me terminaron los cigarrillos- me mostró el paquete vació en su mano.
 -Lastima. Se me antojaba uno.
Termino lo que quedaba en su vaso, y se precipito hacia el piso de su habitación  sin siquiera encender la luz, buscaba sus zapatillas. Se las empuje con el pie, estaban al lado mio.
-Vamos- me dijo una vez que estuvo lista.
-¿A donde?- le pregunte divertida.
-A comprar cigarros, ¿donde sino?-.
-Lu,no hay ningún lugar abierto a esta hora-le mostré el reloj que marcaba; 02:14.
-Lo encontraremos- me aseguro confiada.
-No tengo ganas de salir- y era verdad, el cigarrillo podía pasar por hoy. Un relámpago alumbro su sonrisa. Me sacaba esa sonrisita, ya le había demostrado que resistiría cualquier cosa. De las dos, yo era la mas capacitada para desafiar riesgos o romper reglas. Y, me estaba desafiando, y no estaba dispuesta a perder.
Tome el buzo negro que se encontraba en la cama, y salí antes que ella. Ambas caminamos tratando de hacer el menor ruido posible. Lourdes se me adelanto, y salio por la puerta trasera, que daba al patio. La mire sin entender, teníamos que ir por la puerta de adelante.
-No tengo llaves- dijo, y eso explico todo. Las llaves de ella le habían sido arrebatado luego de ciertos percances, percances que Lourdes había disfrutado crear. El papá de Lu no confió en ella, luego de eso, por lo cuál las llaves extras las tenia Ana, que se encontraba durmiendo.
-Bien, ¿por dónde salimos?- le pregunte resignada.
-Hay que trepar.
Genial, trepar era lo ultimo que queria hacer. ¿Y si me caía?, eso si era preocupante. Y como si no estuviéramos arriesgando mas el pellejo, los perros comenzaron a ladrar.
-Shh-Shh- les dijo mi amiga, tratando de calmarlos. Luego de un minuto, en el que juro haber escuchado a mi corazón salir. Los perros callaron.
Lourdes reanudo la marcha hacia la pared que teníamos que trepar. Me explico el plan, dijo que funcionaria, chicos o mas bien victimas, habían entrado por ahí en busca de un poco de sexo.
Volvió a mirar alrededor antes de treparse por la medianera, a continuación tenia que dar un pequeño salto para subir al techo, con un poco de suerte logro hacerlo, sin un raspón, sonrió orgullosa.
Para su diversión, hice la seña de la cruz antes de imitar sus pasos. Subir la medianera, listo. Saltar y agarrarse era otra historia. Tome un suspiro antes de hacerlo. Y sí, estaba arriba con ella al lado.
-Es un paso- reconoció divertida. ¡Y al diablo que esto si era divertido!, nunca había estado tan emocionada como en este momento. Era algo digno de recordar.
La lluvia había disminuido, unas gotas finas cayó en mi rostro. No puede evitar sonreír. Esto era mil veces mejor que cuatro horas de lecturas seguidas. 
Lo siguiente que hicimos, fue mucho mas peligroso. Teníamos que caminar por otra medianera para llegar hacia las rejas y bajar. Era la recta final. Y yo no estaba segura de poder mantener el equilibrio. Estaba jugando mucho y todo por unos cigarrillos, que ni siquiera estábamos seguras de conseguir.
Lourdes consiguió hacerlo correctamente, sin siquiera trastabillar. Había que admitirlo la chica tenia táctica. 
Otro respiro y empece a caminar, tratando de hacer equilibrio con los brazos. Cuando me di cuenta había llegado, suspire satisfecha. Mi nombre había demostrado mérito después de todo.
Lu ya estaba abajo y me hacia señas para que bajara. Antes de hacerlo mire a mi alrededor, era una escena digna de recordar. Las luces de la cuadra alumbraban a la calle vacía. De repente me sentí abrumada por la situación  lo que quedaba de la noche era nuestra, y eso era genial. Mire el cielo, la lluvia volvió a presionar, gotas grandes volvieron a caer y subí mi capucha,antes de bajar de un salto.
-Eso tuvo estilo- reconoció Lu.
Le sonreí en camaradería. 
-¿Vamos?- pregunte.
-Juntas, hermana. 
-¿Prometido?- estire mi mano, y ella la apretó gustosamente, para luego echar a correr conmigo.
A esta altura del partido, no importaba si no había ningún kiosco abierto para comprar dichosos cigarros. Lo único que importaba era que no estaba sola. Sin duda seguiría todas las locas aventuras que ella me propusiera, asi como ella me acompañaría a mi hasta el fin del mundo. Era un pacto de amistad,siempre juntas.

4 comentarios:

  1. Que lindo... Una historia llena de adrenalina, ¿no? Me gustó bastante, ya veía que la protagonista se caía! Me tenías comiéndome las uñas jajajajaj.
    Un beso, me gustó mucho el texto' ❤.

    ResponderEliminar
  2. Eu, que buena entrada, y si los amigos son un milagro, con el que podes compartir todo. Dicen que son los hermanos que elegimos y si, tienen razón♥.
    Te sigo, muy lindo tu blog!

    ResponderEliminar
  3. alskjalsjasaka Milu! :)
    Dime ¿esto te ocurrió a ti? ¿o nada que ver?
    Whatever, ¡estuvo genial! xD aksjkajsa!
    Me imagino en la situación, así mega super arriesgado todo porque las podrían ver :O , pero al final son esos momentos que después recordarás por siempre! ;) Ohyeah!
    Creo haber vivido algo así, pero ni cerca de la situación tan arriesgada >< aksjaks!
    Esas son las amigas, siempre juntas, siempre unidas *-*
    Lindo guapa!

    Un abrazo de oso!

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho la historia, ahi termina o continua?
    Nunca en mi vida he hecho algo asi, me emocione bastante jaja
    En otras cosas, el texto que publique no tiene libro, es un fragmento de la novela que escribo.
    Gracias por sguirme, saludos(:

    ResponderEliminar

Cántame la posta de la vida.