sábado, 16 de noviembre de 2013

But baby running after you is like chasing the clouds.


En algún momento todo deja de dar vuelta. Nos centramos en algo. Yo no me centro en nada.
La realidad, es que siento que estoy perdida. Claro que tengo miles de cosas por descubrir, pero no quiero descubrirlas, no me gusta. 
Estoy descubriendo que a la gente le gustar recibir, y no dar. Somos egoístas por naturaleza. Yo lo soy. Sin embargo, hay un limite para todo. Siempre hay un limite. 
¿Y si yo me abro completamente con otra gente, por que ellos no lo hacen conmigo? Me siento herida. Yo confió, y ellos no. Todo es un ida y vuelta. 

2 comentarios:

  1. Hola, ¿estás interesad@ en anunciar o reseñar tu blog? ¿Te gustaría formar parte de nuestro catálogo de escritores de manera gratuita? Entra ahora en www.ryswickeditora.blogspot.com/ Hay concursos y mucho más.

    ResponderEliminar
  2. Todos,desde mi punto de vista, hemos sentido aquello, el confiar y luego NADA...con el tiempo yo me volví un cofre que solo guardaba y no daba ni un secreto hacia otras personas...hasta que llegaron personas que fueron validas de ellos...ten fe y veras que hay personas que sabrán valorar lo que tu tienes para dar y te otorgaran mucho más!..solo dale al tiempo más oportunidades...es increíble lo que puede dar y quitarte ;)
    Besos voladores
    Camy...

    ResponderEliminar

Cántame la posta de la vida.